Tiempos Dracónicos

Soundtrack de un año #24: Symphony of Destruction

You take a mortal man (Tomas un hombre mortal)

And put him in control (Y lo pones al mando)

Un tipo sin mucho estudio hereda la presidencia de uno de los países más ricos de la región, con un barril de petróleo exquisitamente alto, con las puertas abiertas para poder hacer y deshacer. El sueño americano, la pequeña venecia, el edén terrenal, pudo haber invertido el proceso devolutivo y regresar a su país a la grandeza, habría sido el héroe que recordaramos todos en los libros de historia, como el hombre que pudo; Hereda todo el poder, y básicamente enloquece con el. Y no hace nada de lo señalado.

Watch him become a god (Lo ves convertirse en dios)

Watch peoples heads a ‘roll (mientras las cabezas ruedan)

A ‘roll, a ‘roll (¡ruedan!)

Y luego sale una cosa como una ley constituyente, que convierte su palabra en mandato, sus pensamientos en ley, y empieza básicamente a ordenar sin pensar demasiado en las consecuencias. Mientras el país se cae a pedazos, las políticas públicas son un chiste de mal gusto, y la inflación se come el poco sueldo que logran ganar. La pobreza no es extrema pero abunda (bueno si lo es en nuestros estándares, pero lo comentaba con un amigo el sábado, es difícil hablar de una situación de pobreza absoluta con la forma como se vive en venezuela, es iógico y contradictorio)

Es un momento histórico digno de analizar, porque no encajamos en ningún sitio, no existe nada que se le parezca, y probablemente es muy difícil replicar este escenario tan peculiar y digno de admiración que la sociedad junto con las malas políticas públicas han parido durante la última década.

 

Just like the pied piper (Como el flautista de Hamelin)

Led rats through the streets (Guió a las ratas por las calles)

We dance like Marionettes (Bailamos como marionetas)

Swaying to the symphony of destruction (moviendonos con la sinfonía de la destrucción)

Y mientras las listas de personas asesinadas, la destrucción institucional, muchos lo siguen sin pensar, sin mirar más allá, sin sentir, sin analizar o concientizar, como las ratas del flautista de hamelin mientras todos bailamos al son de la Sinfonía de la Destrucción.

comments powered by Disqus